ALEXANDRE AJA

En 2003 aparecieron en el territorio del fantástico dos películas que llamaron especialmente la atención de aficionados, periodistas y festivales de todo el mundo y que convirtieron a sus creadores en figuras a seguir: Alta tensión, dirigida por el joven francés Alexandre Aja, y La casa de los 1000 cadáveres, de la estrella del rock Rob Zombie. Ambos, grandes aficionados al cine de terror desde siempre, se convirtieron en aquel momento en dos de las esperanzas del género. Más de una década después las perspectivas se han cumplido y ambos se han convertido en dos de los cineastas del fantástico y el terror más importantes de la actualidad (de Rob Zombie, con una carrera absolutamente coherente y personal que le ha convertido en un director único e imprescindible, hablaremos otro día).


‘ALTA TENSIÓN’

Película clave en el ‘fantastique’ francés contemporáneo, convirtiéndose en la punta de lanza de un renacimiento del género, inspiradora de muchas cintas posteriores, Alta tensión fue el segundo largometraje dirigido por un joven de 25 años llamado Alexandre Jouan Arcady (Aja). Con la colaboración de su amigo de la infancia y socio permanente Grégory Levasseur, coguionista de la mayor parte de su obra (en ocasiones también director artístico), el filme supuso una auténtica revelación en un género que siempre demanda sorpresas y aire nuevo.

alta-tension

Su poderosa puesta en escena, su vigor narrativo, un asesino que mata porque sí, sin ninguna (aparente) motivación, una protagonista femenina (Cécile de France) fuerte y que se enfrenta con él sin pensarlo demasiado en una trama típica del cine de terror para urbanitas (familia aislada en el campo acosada por asesino) y algunas escenas muy sangrientas llamaron la atención sobre esta película, convertida casi de inmediato en lo que se llama una ‘película de culto’.


FLASHBACK

Un poco antes, en 1997, Aja y Levasseur realizan el cortometraje en blanco y negro Over the Rainbow. Fans del género, debutan con este trabajo protagonizado por un psicópata enamoradizo que persigue y asesina mujeres en el edificio del que es conserje.

furia

En 1999 ambos escriben y Aja dirige el largometraje Furia, adaptación de un relato de apenas cuatro páginas de Julio Cortázar llamado Graffiti, distopía ambientada en un futuro no muy lejano y más o menos posapocalíptico donde el gobierno ha acabado con gran parte de las libertades de los supervivientes en aras de la paz. Dibujar en las paredes de la calle está prohibido, por lo que se ha convertido para muchos en una señal de resistencia contra el poder; como el joven Théo, que ve cómo a la mañana siguiente de pintar, las brigadas de limpieza acaban con su efímero arte. Una noche descubre que una mujer (interpretada por Marion Cotillard) hace lo mismo que él.


UNA MIRADA A LOS 70

 

Alexandre Aja, como buen aficionado al género, echa la mirada atrás a la hora de rodar sus películas, en las que, según él mismo confiesa, se pueden rastrear homenajes y citas a algunos de sus títulos favoritos. Dentro de esta política de mirar hacia atrás dirige dos remakes muy diferentes de dos clásicos. Las colinas tienen ojos (2006) es una oscura y siniestra revisión del original de 1977 de Wes Craven. Una familia urbana es acosada y masacrada por una extraña familia, perturbada y mutilada como consecuencia de las pruebas nucleares realizadas por el ejército  de los EEUU. Violenta, con escenas impactantes, tensa y física, no desmerece el original (más bien al contrario), convirtiéndose en uno de los escasos remakes de clásicos americanos de los setenta que mantiene el tipo frente al original, que no cae en la higienización de la que adolecen casi todos ellos.

Piraña 3D (2010) es una divertida, por momentos delirante, desenfadada aproximación a las películas de bichos de los setenta. Más que un remake de la película de Joe Dante de 1978 (escrita por John Sayles) es una fiesta repleta de litros y litros de sangre, desnudos absolutamente gratuitos, adolescentes tontuelos, una inolvidable Elisabeth Shue… e imágenes en 3D, claro (y Richard Dreyfuss devorado por las pirañas).


LA SEGUNDA DÉCADA

Entre Las colinas tienen ojos y Piraña 3D Aja dirige a Kiefer Sutherland –convertido en una estrella de acción gracias a su personaje de Jack Bauer en la serie 24 (2001-2010)– en Reflejos, versión americana de la película coreana Into the Mirror. Historia de apariciones y espejos y fantasmas del pasado que se resisten a irse, contiene algunos momentos terroríficos muy destacados, aunque el conjunto no acaba de funcionar.refeljos


‘HORNS’

horns

Presentada en 2013 en el Festival de Toronto, Horns es una adaptación de la novela homónima de Joe Hill. Ig Perrish (interpretado por Daniel Radcliffe) es un joven acusado de haber asesinado a su novia de toda la vida, a la que conoció cuando era pequeño y con la que siempre pensó que compartiría toda su existencia. Pero aparece muerta y él es el principal (y único) sospechoso (incluso su propia familia parece convencida de ello; solo su abogado y amigo de la infancia Lee parece creerle). A la espera de juicio permanece libre intentando averiguar quién pudo matar a Merrin (Juno Temple).

Y es entonces cuando le salen dos cuernos en la frente. Dos cuernos demoníacos que aparecen en su rostro y que cambian la actitud de todos los que los ven, que por alguna razón se ven obligados a revelar a Ig sus deseos más escondidos.

Historia de amor más allá de la muerte, cuento moral oscuro, policiaco sobre la investigación de un asesinato, viaje al corazón del mal acompañado por serpientes, fábula llena de humor (muy negro). Todo ello es Horns, una nueva muestra del talento y la ductilidad de un hombre destinado a seguir siendo uno de los protagonistas del fantástico de los próximos años.