ASES, MARCIANOS y MAGOS / EL LEGADO DE TRES GENIOS AL MUNDO DEL VIDEOJUEGO

Los fallecimientos casi sucesivos de Lemmy Kilmeister, vocalista bajista y fundador del grupo Mötorhead; David Bowie, artista total, y Alan Rickman, actor y director, fueron duros golpes para todos los que de alguna manera nos relacionamos con el audiovisual y tenemos un mínimo de pasado. En esta entrega un tanto especial me gustaría honrar su memoria como corresponde a esta sección: hablando de la relación de las tres estrellas con los videojuegos, que la hay y mucha.


Alan Rickman, quizá quien de los tres menos relación tuvo con el mundillo, prestó su voz a dos gemelos extraterrestres para el juego The Space Bar a finales de los 90 y luego, por “transferencia” vio su cara modelada virtualmente en todos los capítulos de la saga Harry Potter que se convirtieron en videojuego al ser Severus Snape (personaje que él interpretó) un personaje clave de la saga.


Lemmy Kilmeister, por su parte, tiene una relación más curiosa de lo que podría parecer en principio, pues realmente de sus tres colaboraciones directas con el mundo “virtual” ninguna es para hacer bandas sonoras precisamente, aunque lo que hiciera sí tuviera que ver con la música.


En primer lugar puso la voz a un personaje secundario en la adaptación al videojuego de Scarface (más que adaptación, el videojuego era más un “qué hubiera pasado si…” que empezaba donde terminaba la película).

scarface-the-world-is-yours-20060906014410781_640w

Después de esto, Kilmeister prestó su imagen para dos divertidas propuestas. La primera, y bien simple, fue ser avatar del jugador en el juego musical Guitar Hero: Metallica cuando se superaba la canción de Motörhead Ace of Spades; y la segunda, increíblemente divertida y novedosa, fue participar haciendo de sí mismo (y no) en esa locura que requiere mención aparte que fue el videojuego Brütal Legend.

 

Se trata de una aventura absurda, un delirio ‘jevimetalero’, la historia de un ‘pipa’ (quienes prueban los micrófonos antes de un concierto) interpretado por Jack Black que, tras un accidente en el escenario, viaja a un mundo extraño donde los dioses del metal (encarnados por ellos mismos en la realidad) luchan por derrotar al mal con extraños poderes.

Por el camino, muerte, destrucción, birra, buena música… y alguna decapitación, así también como las presencias de Rob Halford, Lita Ford, Ozzy Osbourne y Tim Curry. Un experimento bizarro y genial que pasó más desapercibido de lo que merecía.


Para acabar, quizá porque fue quien más disciplinas abarcó, trascendiendo las de músico y actor y convirtiéndolas en algo más, está David Bowie, que además fue quien en más videojuegos participó de una forma u otra, aunque mayoritariamente con sus canciones (tanto en juegos musicales como en otro juegos que se hacían con ellas como parte de sus bandas sonoras originales). Sin embargo, en el videojuego Omikron: The Nomad Soul, aparte de componer parte de su música y el tema principal, interpretaba el personaje de Boz así como a uno de los músicos de un grupo que actúa dentro del juego, al tiempo que realizó trabajos de productor ejecutivao en relación al diseño y desarrollo del juego.

Además, Hideo Kojima, padre de la saga Metal Gear (de la cual hablaremos más adelante), y fan declarado de Bowie, no solo abría su último juego (Metal Gear V) con The Man Who Sold the World sino que había usado música de Bowie antes y siempre que puede ‘cuela’ en sus diálogos referencias a canciones del artista, y distintas sagas de videojuegos (Final Fantasy sin ir más lejos) le prestan tributo de manera más o menos velada. Y se lo merece.

21024733879_e362ecbf8d_o


El videojuego a día de hoy es el formato que más disciplinas aúna y su cercanía a la narrativa cinematográfica y televisiva es cada vez mayor como hemos podido ver ya muchas veces en esta sección. Así, no es difícil que actores consagrados presten su voz o su rostro para animar personajes virtuales, y estos tres grandes artistas no fueron menos, añadiendo además los talentos musicales de dos de ellos. Esto es prueba irrefutable de que gran parte del sector audiovisual “clásico” empieza a darse cuenta por fin de que los videojuegos son algo más que un mero entretenimiento infantil y comienzan a tratarlos a ellos y a sus creadores con el respeto que se merecen. Los videojuegos son, o tienen capacidad de ser, un soporte más para la expresión artística multidisciplinar, y el legado de estas tres grandes figuras es, en parte, demostrarlo. Gracias.


¿SABÍAS QUE? Lemmy Kilmeister fue famoso también por su ingenio respondiendo a periodistas y nos ha dejado perlas como estas:

“¿Lemmy, cómo llevas las resacas?” (Reportero de MetalHammer)

“Las resacas son para los que dejan de beber” (Lemmy)…

O, sobre cuál había sido el mejor momento de su vida: “El verano de 1973 fue fantástico. No me acuerdo de nada, pero nunca lo olvidaré”.

¿SABÍAS QUE? Durante un tiempo corrió por internet el bulo de que David Bowie era la inspiración de todos los personajes de la saga Metal Gear. Lo cierto es que podría ser.

13_zpsd44ba4e2

¿SABÍAS QUE? Alan Rickman fue propuesto por la propia J. K. Rowling para el papel de Severus Snape. Su primera película, después de una intensa carrera en el teatro, fue La jungla de cristal, donde interpretaba al carismático villano Hans Gruber.