BRENDAN GLEESON ‘EL DUBLINÉS’

Grendan Bleeson se ha convertido en un ‘infalible’, uno de esos poquísimos intérpretes que jamás decepcionan. A pesar de ello y aunque este todoterreno dublinés ha demostrado sobradamente su talento, sigue sorprendiendo con cada nuevo personaje.

“Le amo como actor”. Fue la manera más directa y más efectiva que encontró Don Cheadle de explicar por qué le había interesado tanto el proyecto de El irlandés. Feliz de tener entre sus manos un “guion brillante”, el intérprete norteamericano se emocionó definitivamente cuando supo que la llave maestra de esa película era Brendan Gleeson. No había más que hablar, se lanzó y decidió también coproducir la película. Pesa mucho el dublinés.

Ópera prima de John Michael McDonagh, la historia llegó a manos de Gleeson gracias a Michael McDonagh, hermano del anterior y director de la memorable Escondidos en Brujas. En aquel trabajo, el cómico construía un personaje completo y complejo, un policía grosero, que destilaba esencia irlandesa por todos sus poros, fanático de la cerveza, que se veía obligado a trabajar con un aburrido agente del FBI. Aunque sorprendente –lo bueno nunca deja de asombrar-, no era ni de lejos la primera gran creación de Gleeson.

A pesar de ser uno de esos actores que no decepcionan, un ‘infalible’, Brendan Gleeson está en constante revelación, es un continuo descubrimiento y nunca deja de conmover

Imponente en el papel de Walter ‘Monk’ McGinn (Gangs of New York) -insuperable mencionando a ‘Bill’ Shakespeare-, estremeció con el papel del gangster irlandés Martin Cahill en la película de John Boorman y alcanzó la popularidad como el vigoroso Hamish, la mano derecha de William Wallace (Braveheart), un personaje que parecía hecho ‘a su medida’. Las flores de Harrison, Cold Mountain, Desayuno en Plutón, Harry Potter… recibieron buenas críticas, todas merecidas. Y, a pesar de ser uno de esos actores que no decepcionan, un ‘infalible’, Brendan Gleeson está en constante revelación, es un continuo descubrimiento y nunca deja de conmover. No hace mucho, cuando ya nada tenía que demostrar, estremeció al público con el duro y tierno Ken, el veterano sicario de Escondidos en Brujas, le dejó atónito después con El irlandés. Luego, de nuevo, agita con CalvaryAhora con Una cita en el parque. No hay ninguna duda, estamos ante un auténtico clásico moderno, un genuino y enorme dublinés.