EDUARDO CHAPERO-JACKSON APADRINA ‘IN ABSENTIA’

“La fuerza del corto es una libertad creativa difícil de encontrar en el largometraje”, destaca Eduardo Chapero-Jackson, autor de los multipremiados cortometrajes Contracuerpo (2005)  y Alumbramiento (2007), con el que triunfó en Europa. Director, guionista y productor, este hijo de español y norteamericana se bautizó en el largometraje con Verbo (2011), una historia de iniciación de la adolescencia por la que estuvo nominado a los Goya como Mejor Director Novel. El realizador, que también aspiró al Goya con su primer documental, Los mundos sutiles (2012), está escribiendo el guion de su segundo largo, pero no piensa abandonar los cortos.

 

 

EDUARDO-CHAPERO-JACKSON

‘IN ABSENTIA’


Una razón me lleva a escoger esta obra: para estos gemelos (brothers Quay) el formato corto no es un pasaporte al largo, es el epicentro constante de su larga creación. Si se puede hablar de Poe, Borges, Cortázar o Kafka como autores que portan sus corpus de cuentos a los altares de la literatura, en el cine se puede hablar de pocos más que de los Quay, dueños de una maestría y una sensibilidad pareja a la de aquellos.

Sostienen que quizás el poder del cortometraje se esconde en otros recovecos que eluden la incrustación forzada de estructuras dramatúrgicas. La vida no necesariamente obedece al planteamiento de tres actos, y en este sentido el cortometraje se acerca al poema. Ahí está el corto español más famoso de la historia: Un perro andaluz (Un Chien Andalou, 1929). Los Quay quizás sean los más poetas trabajando hoy día en el cine. In Absentia es una de sus pocas piezas rodadas con una persona de carne y hueso, algo que si han hecho en sus dos largometrajes.

Brillos y reflejos parecen ser los extraños personajes en un oscuro paisaje mental de campiña. Las elipsis comienzan a solaparse. Un edificio solitario. Una ventana. Una habitación con un reloj de pie. Una mujer que recibe lápices nuevos bajo una puerta. Sus manos y dedos ennegrecidos, con los movimientos convulsos de una muñeca, escriben repetida y obsesivamente una frase sobre esa misma frase con una intensidad tal que las minas negras se rompen y provocan dolores y molestias en el cuerpo de la mujer. Esa mujer deja esas minas en la repisa que mira a y crea ese paisaje. Esa sobrecogedora carga física y gráfica que queda impresa en los manuscritos es introducida en sobres. Cartas que la mujer introduce en la ranura del reloj de pie, como si este fuese un buzón de correos y en cuyo interior se amontonan sin que nadie las recoja; y donde vive un diablo que ríe. Y tras echar cada una de sus apabullantes cartas ella siempre devuelve las manecillas del reloj al mismo lugar, para que el tiempo no pase, para que sea eternamente la misma hora.

“A E.H., que vivió y escribió a su marido desde un asilo”. Así reza la dedicatoria de la película. Y es que está inspirada en los abrumadores manuscritos de la Prinzhorn Collection expuestos en la exposición  Arte y psycosis o Más allá de la razón que los hermanos visitaron. Pertenecen a Emma Hauck (1878-1920) diagnosticada con dementia preacox. Desde su hospital psiquiátrico escribía constantemente a su marido ausente de esta sobrecogedora manera: “Cariño ven”. “Ven, ven, ven” repetido miles y miles y miles bajo ciclones y tormentas de carboncito de lápiz. Pero el cortometraje no sigue un planteamiento melodramático, a veces es casi estridente e incómodo por su sonoridad y convulsiones estructurales. Con sus inolvidables imágenes y sensaciones -formadas por los miles de detalles híper-perfeccionistas de los Quay- se pregunta sobre el impacto subjetivo de cómo debió ser la experiencia de esa mujer, sin acudir a la narración sobre qué fue lo que lo provocó, algo que sí haría el largo. Quizás está forma haya sido la adecuada, coherente e imperecedera.

In Absentia es el producto de un encargo hecho por la BBC. Sería muy hermoso que TVE hiciese encargos de esta naturaleza.


‘In Absentia’, de Stephen y Timothy Quay. Género: animación. Duración: 20’. Premios: Premio al Mejor Cortometraje en Sitges y Mención Especial en el Cracow Film Festival.

in-absentia