EL CINE CONTRA LOS NAZIS

EL CINE CONTRA LOS NAZIS

El estreno ahora de La casa de la esperanza pone en evidencia la importancia de mantener viva la conciencia, impedir que muera el recuerdo del horror para que no vuelva a repetirse y poner el acento en la justicia obligada ante los crímenes cometidos. El cine se ha ocupado muchas veces antes de ello.

LA VALENTÍA DE ANTONINA ZABRINSKI

La cineasta Niki Caro lleva al cine la historia real de Antonina Zabrinski y su marido Jan, guardianes del zoo de Varsovia, que salvaron –escondiendo en las dependencias del parque- a cientos de judíos de morir a manos de los nazis.

La casa de la esperanza es una película hecha por mujeres. El proyecto nació por el interés de las productoras Diane Miller Mevin y su socia Robbie Rowe Tollin. El libro en el que está inspirada la película es una obra de Diane Ackerman. La guionista es Angela Workman y la protagonista es la actriz Jessica Chastain.

Junto a ella, se encuentra en la película el actor Johan Heldenbergh, en el papel de Jan Zabrinski, el guardián del zoo, y Daniel Brühl, como el malvado nazi Lutz Heck. Completan el reparto Michael Mcelhatton y Goran Kostic.

TÍTULO: LA CASA DE LA ESPERANZA (The Zookeeper’s Wife)
DIRECTORA: Niki Caro
DURACIÓN: 127 minutos
GÉNERO: drama histórico
DISTRIBUIDORA: Eone Films
ESTRENO: 23 de junio de 2017

SIETE MINUTOS PARA LA HISTORIA

Los siete minutos en que Montgomery Clift se convertía en Peterson, el judío castrado por los nazis que testificaba ante el tribunal en el juicio de Nuremberg son de los mejores que ha dado jamás la historia del cine.

 

Una portentosa interpretación, que Stanley Kramer rodó de tirón, por la que el actor no quiso cobrar, y que convirtieron Vencedores o vencidos (1961) en una película imprescindible. Cierto que el filme tiene muchísimos más atractivos. Una buena película, honesta, por momentos incómoda y muy emocionante, contó con otras memorables interpretaciones, con Spencer Tracy, Burt Lancaster, Richard Widmark, Marlene Dietrich  Maximilian Schell, Judy Garland… El trabajo se mereció dos Oscar, al Mejor Actor (Maximillian Schell) y al Mejor Guion Adaptado.

Ernst Janning (Burt Lancaster): “Juez Haywood, la razón por la que le pedí que viniese… aquella pobre gente… aquellos millones de personas. Jamás supuse que se iba a llegar a eso ¡Debe creerme! ¡Debe usted creerme!”

Juez Dan Haywood (Spencer Tracy): “Señor Janning, se llegó a eso la primera vez que usted condenó a un hombre sabiendo que era inocente”.

 

ALGUNOS GRANDES

Algunos grandes intérpretes han querido colaborar en la denuncia de los crímenes del nazismo aportando su trabajo. Destacadas actrices y actores han participado en producciones donde se contaba la persecución a los criminales nazis o los juicios seguidos contra ellos.

Michael Caine se convirtió en Pierre Brossard en La sentencia (2003), película de Norman Jewison con la que se reflejaba la realidad de tantos criminales nazis escondidos por el mundo y arrastrando miles de muertos a sus espaldas. La película contaba la historia de un agente nazi que ha pasado años escondido y que ahora debe huir de la justicia y de un grupo que pretende callarle para siempre e impedir que desvela algunos secretos. Tilda Swinton en el papel de la juez que le busca, Charlotte Rampling y Jeremy Northam completaban el reparto. El trabajo de Caine era lo mejor de todo el drama.

 

 

SIETE MINUTOS PARA LA HISTORIA

Los siete minutos en que Montgomery Clift se convertía en Peterson, el judío castrado por los nazis que testificaba ante el tribunal en el juicio de Nuremberg son de los mejores que ha dado jamás la historia del cine.

 

Una portentosa interpretación, que Stanley Kramer rodó de tirón, por la que el actor no quiso cobrar, y que convirtieron Vencedores o vencidos (1961) en una película imprescindible. Cierto que el filme tiene muchísimos más atractivos. Una buena película, honesta, por momentos incómoda y muy emocionante, contó con otras memorables interpretaciones, con Spencer Tracy, Burt Lancaster, Richard Widmark, Marlene Dietrich  Maximilian Schell, Judy Garland… El trabajo se mereció dos Oscar, al Mejor Actor (Maximillian Schell) y al Mejor Guion Adaptado.

Ernst Janning (Burt Lancaster): “Juez Haywood, la razón por la que le pedí que viniese… aquella pobre gente… aquellos millones de personas. Jamás supuse que se iba a llegar a eso ¡Debe creerme! ¡Debe usted creerme!”

Juez Dan Haywood (Spencer Tracy): “Señor Janning, se llegó a eso la primera vez que usted condenó a un hombre sabiendo que era inocente”.

 

ALGUNOS GRANDES

Algunos grandes intérpretes han querido colaborar en la denuncia de los crímenes del nazismo aportando su trabajo. Destacadas actrices y actores han participado en producciones donde se contaba la persecución a los criminales nazis o los juicios seguidos contra ellos.

Michael Caine se convirtió en Pierre Brossard en La sentencia (2003), película de Norman Jewison con la que se reflejaba la realidad de tantos criminales nazis escondidos por el mundo y arrastrando miles de muertos a sus espaldas. La película contaba la historia de un agente nazi que ha pasado años escondido y que ahora debe huir de la justicia y de un grupo que pretende callarle para siempre e impedir que desvela algunos secretos. Tilda Swinton en el papel de la juez que le busca, Charlotte Rampling y Jeremy Northam completaban el reparto. El trabajo de Caine era lo mejor de todo el drama.

 

 


Jessica Lange daba vida a la hija de un nazi en La caja de música (Constantin Costa-Gavras, 1989). Era una joven abogada que se enfrentaba a la acusación sobre su padre de haber sido un criminal de guerra y, convencida de su inocencia, decidía defenderle en el juicio. Armin Mueller-Stahl interpretaba al padre, un inmigrante húngaro afincado en EE.UU. Película muy crítica que ponía sobre la mesa la herencia recibida del nazismo, la aceptación, la necesidad de conocer la verdad…

 

En 2008, Kate Winslet ganó el Oscar a la Mejor Actriz por su papel en El lector (Stephen Daldry, 2008), adaptación al cine de la novela de Berhard Schlink. Película no demasiado brillante, contenía, sin embargo, un emotivo trabajo de esta actriz. Le acompañaban David Kross, Ralph Fiennes y Bruno Ganz.

DESDE EL DOCUMENTAL / RETRATO DEL INFIERNO

El cine documental ha dejado algunos importantes trabajos sobre los juicios a criminales nazis. Uno de ellos es la película de Llorenç Soler, del año 2000, Francisco Boix, un fotógrafo en el infierno. Se trata de una impresionante película documental que cuenta, casi como si se tratase de un thriller, cómo Francisco Boix, preso en Mauthausen, fue obligado por las SS a fotografiar lo que sucedía en el campo, la vida y la muerte. Entonces, un comité de resistencia allí creado se lo jugó todo para salvar esas imágenes. Gracias a ellas se pudo culpar a muchos nazis en un juicio posterior. Francisco Boix fue el único español que pudo declarar en Nuremberg contra los nazis.

Nuremberg, sus lecciones para hoy es el título del documental que el ejército de EE.UU. encargó que se realizase durante el proceso y que jamás se había proyectado hasta hace unos años en que se estrenó en la televisión americana. Sobrecogedor, obra de Stuart Schulberg, el filme recoge películas rodadas por los nazis, fotografías… pruebas que se usaron en el juicio y que son parte del material que compone este documental. Testimonios terribles sobre lo ocurrido y la voz del actor Liev Schreiber como narrador terminan de completar el retrato del infierno.


DAVID CONTRA GOLIAT / ‘EL CASO FRITZ BAUER’

La investigación que siguió el fiscal general Fritz Bauer en 1957 sobre el paradero del Adolf Eichmann, responsable directo de la llamada ‘solución final’ sobre todo en Polonia y del transporte de deportados a los campos de concentración nazis, es el eje de la reciente película de Lars Kraume, El caso Fritz Bauer, con la que se rinde tributo a este personaje imprescindible de la Historia de la democracia y la justicia modernas. El filme conquistó el Premio del Público en el Festival de Locarno del pasado año.

El actor Burghart Klaußner (La cinta blanca, Los edukadores, El lector, Good Bye, Lenin!…), que hace una interpretación muy sorprendente, se convierte en un gran atractivo en esta película, donde el director no se limita a seguir los pasos de un hombre tras un genocida, sino que explica todo el poder nazi presente aún en aquella Alemania, donde todo estaba en contra de Bauer y sus objetivos. Ninguna autoridad alemana quiso colaborar con él, solo encontró problemas. “Cuando salgo de mi oficina, entro en tierra extraña, enemiga”.

El relevo a la figura de Bauer está representado por el personaje del joven fiscal que interpreta Ronald Zehrfeld (Bárbara, Phoenix), con el que Kraume explica también la persecución que sufrieron los homosexuales en esos días y la intolerancia de un sistema que el fiscal general contribuyó definitivamente a modernizar.

“Contamos la historia de redención de un hombre que regresa a Alemania después de la Segunda Guerra Mundial convertido en un pesimista y que descubre su vocación en la lucha contra el olvido colectivo”, dice el director y coguionista junto a Olivier Guez de la película. Fritz Bauer consiguió a pesar de todo y de todos atrapar a Eichmann, a quien se juzgó y ejecutó en Israel.

 

 


“ESTOY LISTO”

“Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo”. Fueron las últimas palabras de este genocida, uno de los mayores de la historia de la humanidad. Un monstruo que protagonizó uno de los juicios más conocidos de todos los que se hicieron contra los criminales nazis. El cine, lo mismo que la literatura, se ha ocupado de retratar algunos de estos episodios preservando una memoria que no debe desaparecer.

La cineasta Margarethe von Trotta rindió un merecidísimo homenaje a la pensadora Hannah Arendt, quien siguió el juicio de Eichmann en Israel (Hannah Arendt, 2012). La filósofa elaboró la teoría de la banalidad del mal y denunció la “sorprendente colaboración” de los consejos judíos con los nazis, provocando con ambos temas una gigantesca polémica.

 

El mismo proceso judicial se narraba en la coproducción entre Gran Bretaña y Hungría, Eichmann, dirigida por Robert Young (2007). Thomas Kretschmannera el protagonista y le acompañaban Troy Garity, Franka Potente y Stephen Fry en el reparto. El filme mostraba las confesiones últimas del criminal nazi durante el juicio.