EL TIEMPO ENTRE AVENTURAS / Cuando los ‘fans’ toman el control de lo que ocurre en su universo favorito

Desde la llegada del ‘transmedia’, ese paso más allá del merchandising que consiste en contar una historia (y sus derivadas) a través de múltiples plataformas y formatos, muchas son las películas y series de televisión de las que se han hecho comics, Apps, juegos de rol, webisodios y, por supuesto, videojuegos (sin contar los casos a la inversa).

AVISO: Este artículo contiene spoilers de sagas como El Señor de los Anillos, Matrix o la serie Perdidos (Lost). Espero que no haya nadie que a estas alturas tenga que dejar de leer.

el_se_or_de_los_anillos_shadow_of_mordor-2501395

Desde la llegada del ‘transmedia’, ese paso más allá del merchandising que consiste en contar una historia (y sus derivadas) a través de múltiples plataformas y formatos, muchas son las películas y series de televisión de las que se han hecho comics, Apps, juegos de rol, webisodios y, por supuesto, videojuegos (sin contar los casos a la inversa).


Sin embargo, son pocos los casos en los que se ha diseñado directamente el videojuego con la voluntad de continuar o completar una historia en curso o que han tomado elementos clave de una historia para, alejándose de ella, usar sus elementos principales para encajar una trama dentro de la otra. El caso más reseñable, tanto porque ejemplifica el paradigma de videojuego del que hablo como por ser además de los primeros y venir de una saga revolucionaria en muchos aspectos, es Enter The Matrix.

Como se explica en el propio tráiler, el juego incluía metraje de cine grabado expresamente con los actores de la película y dirigido por los propios Wachowski.

Este iba a modo de ‘intros’ intercalado con la animación y contaba junto con el corto El último vuelo del Osiris (desarrollado por otra grande del videojuego como es Squaresoft y que se incluía en el compendio de animación que completaba Matrix, ‘Animatrix), los sucesos acontecidos entre la primera película de Matrix y la segunda, Matrix Reloaded.  

02


 

Otros pioneros en el ‘transmedia’, esta vez del mundo de la televisión, son los creadores de Perdidos (Lost). Casi inventores de los webisodios entre temporadas (capítulos pequeños que podían verse solo por internet) crearon también una mini serie que desvelaba un importante giro de la historia y que sólo se podía ir desbloqueando al pasarte cierto minijuegos.

También, y en paralelo a la serie, desarrollaron un videojuego en toda regla que contaba la historia –también por episodios– de Elliot, un amnésico personaje superviviente del Oceanic 815 que debía recorrer la isla buscando la verdad mientras se relacionaba con los personajes de la serie (siendo esto último la parte más divertida para el fan, sin duda alguna).


Otra saga explotada hasta la saciedad a todos los niveles es la de la obra creada por J. R. R. Tolkien. De El Señor de los Anillos se ha hecho de todo (hasta películas), pero pocas veces se ha parado el guionista de sus videojuegos a hacer un análisis profundo de qué elementos  y personajes de la trama se podían explotar salvo en el caso que nos ocupa, el juego de nueva generación La Tierra Media: Sombras de Mordor.

Sin embargo, el acierto en este caso no está tanto en un guion brillante, sino precisamente en envolver al fan del libro en un universo de precuela lleno de guiños y pequeños homenajes a la mitología de El Señor de los Anillos y hasta de El Silmarillion.

el_se_or_de_los_anillos_shadow_of_mordor-2536538

La riqueza narrativa del videojuego, fuera ya de toda duda por encima de su faceta de entretenimiento puro (y vacío de contenido), permite a veces estas raras simbiosis que, si bien como piezas en solitario no suelen ser excelentes, sí dan al seguidor de cada saga la posibilidad de una perspectiva distinta y más completa de ese mundo que le fascina, y hasta le permiten tomar decisiones en él.

Se trata, aunque virtualmente, de la posibilidad no ya de participar en la creación de un universo que como espectador se ama, sino hacerlo desde dentro, convertirse no en un actor (puesto que como jugador se desconoce lo que ocurrirá a continuación) sino en un protagonista ‘real’ más y participar directamente en los eventos que les suceden al grupo de personajes favorito de cada uno.

el_se_or_de_los_anillos_shadow_of_mordor-2552092Algo que como experiencia, aunque virtual, no deja de ser muy gratificante por el trasfondo emocional que une a cada fan con su universo ficticio favorito.


 

PÍLDORA: El videojuego como elemento narrativo anexo de un relato principal previo permite al jugador /espectador no solo disfrutar la historia per sé, sino acercarse de un modo inmersivo y emocionante a un universo que ya conoce y disfruta.

Lost-games-014

PÍLDORA: En este tipo de videojuegos, igual que en las grandes sagas, se crea un metalenguaje especial entre guionista y espectador. Es posible hacer muchos guiños y referencias y mantener una interlocución emocional de manera sencilla, solo apoyándose en la información que el espectador ya conoce de antemano al ser fiel seguidor de la narración principal.

SABÍAS QUÉ? Los Wachowski volvieron a hacer algo parecido con The Path of Neo, videojuego que recreaba la historia de Neo desde su único punto de vista. El juego se centraba en sus principales peleas de la trilogía y explicaba someramente las partes que transcurrían en ‘off’. También incluía un final alternativo para la saga, pero el resultado final no estuvo a la altura de lo esperado.

maxresdefault

SABÍAS QUÉ? Existen cantidad de títulos de este tipo, especialmente asociados a grandes sagas, como pueden ser: La venganza de Lobezno, Sombras del Imperio o Alien: Isolation