ENRIQUE LÓPEZ LAVIGNE APADRINA ‘BLABLABLA’

Es uno de los productores más importantes de España. A Enrique López Lavigne, que hace ocho años se lanzó con Belén Atienza a la apasionante aventura de crear la compañía Apaches, le gusta arriesgar y su interés está en hacer buenas películas, “las mejores”. Inmerso en la producción de Oro, el nuevo largometraje de Agustín Díaz Yanes, y con el estreno de Toro, de Kike Maíllo, en la próxima edición del Festival de Málaga, ha respaldado Purgatorio, Lo imposible, Open Windows, Extraterrestre, Verbo y Tres bodas de más, entre otros muchos proyectos. López Lavigne, que se sentó en la silla de director con El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo, también arropará La llamada, obra musical que dará el salto a la gran pantalla.


‘BLA BLA BLA’

Y LA PALABRA SE HIZO IMAGEN Y LA IMAGEN SE HIZO CORTA PERO GRANDE.


Defiendo a ultranza la dignidad de los formatos a priori ‘inútiles’ en la nueva era de la imagen democratizada, la era en que la imagen y el cineasta se ven relegados a competir no solo con lo ‘comercial’ como valor de supervivencia sino con la imagen infinitesimal alojada y reproducida sin control ni filtros en nuestros ordenadores. Antes (hace apenas 10 años…) un cortometraje era una carta de presentación para vehicular la visión de un cineasta más o menos ambicioso, más o menos ansioso en rodar su primer largo y darse a conocer en un mercado mutante. Hoy los festivales de cortos han ido estrechando el cerco, muchos cineastas pasan al formato ‘rentable’ del primer largo sin pasar por la escuela del cuento corto, como si este hubiera superado su utilidad. Nada más lejos de mi comprensión. El formato corto es en sí distinto a cualquier otro y si no, basta asomarse a esa maravilla de 3’30” titulado Bla bla bla, como dando razón a mi ponencia… algo que no necesita más duración para ser significativo, en lo narrativo y en lo formal.

Alexis Morante veterano de este formato, maneja a la perfección sus instrumentos semánticos, los viste de un tono cómico pero sombrío, les da profundidad y sentido del espectáculo. Como sucede en el corto casi siempre, la historia la puedes resumir en algo anecdótico con apenas dos frases (cosa que no haré aquí para empujaros a verlo en la página de Notodofilmfest, pero en realidad es el punto de partida de una idea que se desarrolla en tu imaginario una vez terminado y confieso que esta idea ejecutada a la perfección me ha impresionado por sus dosis de inconformismo, algo por otra parte que siempre le pides a un buen corto, algo que sueles administrar con mucha más mesura en tu primer largo.

Todo comienza en un parking exterior, en un Mercedes amarillo parado, bajo la lluvia y la visita inesperada de un grupo de jóvenes especiales. Hasta aquí puedo leer… y hasta aquí puedo escribir, pidiendo encarecidamente que lo veáis y os quedéis con este nombre, Alexis Morante, alguien que ni yo mismo conozco pero que ya es un gran cineasta.


‘Bla bla bla’ (2015), de Alexis Morante. Género: Comedia. Duración: 3 minutos 30 segundos. Reparto: Salva Reina, Sara Sánchez, Carlos Pérez, Manuel Ponce, María Alfonsa Rosso.

bla-bla-bla