ENTREVISTA / ANAHÍ BERNERI

La cineasta argentina propone en su nueva película, Alanis, una mirada diferente hacia la mujer. Polémica por el vínculo que establece entre la maternidad y la prostitución, esta historia de una mujer que acaba de ser madre y es una trabajadora sexual ha encendido el debate en Argentina, donde “como en el resto del mundo, la prostitución existe y debemos aceptar que cada vez estamos más lejos de que desaparezca”.

Concha de Plata a la Mejor Dirección en el Festival de Cine de San Sebastián, Anahí Berneri  se convirtió en la segunda mujer que conseguía este reconocimiento en toda la historia del certamen. “Lamentable, necesitamos muchas más miradas de mujer en el cine”. Además, el filme se alzó con el Premio de la Cooperación Española y su protagonista, Sofía Gala Categlione, ganó la Concha de Plata a la Mejor Interpretación Femenina, y con este galardón hizo historia, al ser la primera película en la historia del Zinemaldi con dos Conchas de Plata femeninas.

TÍTULO: ALANIS DIRECTORA: ANAHÍ BERNERI DURACIÓN: 82 MINUTOS GÉNERO: DRAMA DISTRIBUIDORA: GOLEM ESTRENO: 15 DE DICIEMBRE DE 2017

Su película es una historia de una mujer, madre y prostituta. ¿Por qué hay quienes hablan de trata de mujeres?

Una persona de la Asociación de Actores me dio el guion de la película y ahí se generaba la pregunta de si era una víctima de la trata de mujeres o si era prostitución. Hay una diferencia, porque hay mujeres que eligen la prostitución. La idea que yo desarrollé es la del cuerpo de una mujer que es madre. Pero es que en Argentina casi el 60% de las trabajadoras sexuales son madres.

“En Argentina casi el 60% de las trabajadoras sexuales son madres”

Entonces, ¿dónde nace ese debate?

Las políticas de Estado eligen desde su propagando vender que todas estas mujeres son víctimas de la trata, son campañas para arrancar votantes, pero no es así. Es una forma de invisibilizar el problema y, además, lo clandestino es siempre más vulnerable.

De todos modos, la idea de una mujer que elige la prostitución…

Bueno, creo que hay de todo, hay mujeres que sí lo eligen libremente, aunque siempre condicionadas por unas circunstancias. El tratante es el Estado que no da opciones para que muchas mujeres no tengan que elegir esto. Pero hay mujeres que eligen la prostitución antes que otras formas de explotación.

“En Argentina el aborto es ilegal incluso si una mujer ha sido violada. A la mujer se la estigmatiza”

¿Sigue siendo, entonces, otra forma de discriminación a la mujer?

Sí. Tenemos que admitir que la prostitución existe y que cada vez estamos más lejos de que desaparezca. Seguimos cosificando a la mujer. Hay muchas formas de explotación a las mujeres, en talleres clandestinos, en la industria de la moda… Ya, ni hablar, de abortos clandestinos también. En Argentina el aborto es ilegal incluso si una mujer ha sido violada. A la mujer se la estigmatiza.

¿La provocación con su película nace de la imagen de una madre seductora?

Claro, la imagen de la madre que nos venden es la de la Virgen y la de la mujer que lava la ropa. Si se junta la madre con la sexualidad, la sociedad no lo puede digerir. Por eso el cartel de la película a algunos les ha parecido que atenta contra la familia.

“Si se junta la madre con la sexualidad, la sociedad no lo puede digerir”

Para cambiar todo ello ¿es cada vez más necesaria la participación de las mujeres en el cine?

La participación de la mujer en el cine aporta otra mirada sobre el mundo de la mujer y del hombre. Yo tengo una mirada y un cuerpo de mujer que el hombre no tiene ni idea de cómo se siente.

En Alanis ha apostado por el cuerpo de una mujer que acaba de tener un hijo, ¿cuánto daño hace la imagen de esos cuerpos perfectos del cine?

Mucho. La historia del arte ha retratado ese elemento siempre, ¿por qué hoy se ha naturalizado la violencia, con litros de sangre, pero enseñar una teta es pecado? ¿Qué nos ha pasado en esta sociedad que hemos renunciado a lo que el arte ha hecho siempre. En la historia del arte se ha retratado siempre la prostitución, ¿qué pasa ahora que no se hace ya esto pero estamos exhibiendo violencia las 24 horas del día?

¿Por qué hoy se ha naturalizado la violencia, con litros de sangre, pero enseñar una teta es pecado?”

Usted ha sido la segunda mujer que ha recibido la Concha de Plata a Mejor Dirección en toda la historia del Festival de San Sebastián…

Es lamentable que solo haya habido dos mujeres directoras. Necesitamos muchas más miradas de mujer. Todo esto habla de techo de cristal que no queremos ver. Tenemos que empezar  valorar las miradas de la mujer sin imposiciones.

Alanis es una película política, comprometida ¿siente la responsabilidad como artista del compromiso con la sociedad?

Siento que es una obligación. Siento la responsabilidad de hablar desde el arte de lo que veo en la sociedad, sea lo que sea y desde el cine que sea, de género o de entretenimiento. Uno se compromete con cada cosa que hace, con las representaciones y los personajes que retrata.