FÚTBOL ES FÚTBOL Y GOL ES GOL

Texto: Carla Montenegro

El fútbol está por todas partes. Han acabado las ligas y las copas de Europa y nos esperan los habituales culebrones veraniegos sobre fichajes del Madrid o Barcelona, el futuro de Mourinho o quién pagará más a Jorge Mendes por un futbolista del montón. Lo habitual por estas fechas…

Pero este año no solo eso. En junio y julio las mejores selecciones de Europa y América se disponen a jugar los respectivos torneos por países. Por si no eran suficientes diez meses de fútbol diario, de páginas y páginas de periódicos, de horas y horas y más horas de información televisiva sobre Messi o CR7, de ridículos juegos periodísticos de iniciales que solo provocan vergüenza ajena… Pues si todo esto no ha sido suficiente, ahora llega un mes más de fútbol que enlazará con las eliminatorias previas de las competiciones europeas, para que esto no se detenga: el show debe continuar.

Sin embargo, la verdad es que la Eurocopa y la Copa América tienen mucho más que ver con el patriotismo: es territorio de los no aficionados al fútbol pero sí a España, de aquellos que vibran más con una bandera que con el balompié, de un tiempo para aplaudir a aquellos a los que llevan insultando varios meses porque juegan en el equipo rival… Pero ahora todos marchan detrás de una misma bandera con un único objetivo: que España duela menos.

Y en este momento llega a las pantallas de España un biopic sobre uno de los futbolistas más importantes de todos los tiempos, Edson Arantes do Nascimento, conocido como Pelé.


UNA HISTORIA DE AMOR DIFÍCIL

El fútbol y el cine son los dos espectáculos de entretenimiento más importantes del planeta. Nacidos ambos en su versión final (chinos, egipcios, mayas, vascos… ya jugaban a algo parecido cientos de años atrás) a finales del siglo XIX, será en el XX cuando alcancen su expansión total. Y si bien es cierto que SÍ hay películas destacadas sobre el mal llamado deporte rey, también es verdad que no en la cantidad que podría esperarse en un show que moviliza a millones de personas en todo el mundo (y no sabemos si en alguna galaxia más).

¿Y por qué? Quizá por la imposibilidad de reconstruir un regate de Maradona,

una finta de Garrincha, la velocidad del Piojo López o la potencia de Drogba. Tal vez por ello las mejores películas sobre fútbol se alejen del terreno de juego y se centren en lo que sucede alrededor, con la excepción quizá de la mítica Evasión o victoria (1981), dirigida por John Huston y recordada no solo por las palomitas de Sylvester Stallone y la chilena de Pelé

sino también por estar protagonizada por otras leyendas del balompié como Osvaldo Ardiles, Mike Summerbee, Bobby Moore o el polaco Deyna.

EXTRAMUROS

Los títulos más importantes alcanzan su esplendor en los márgenes del campo. Es el caso de la película que mejor ha descrito la pasión del hincha, Fuera de juego (David Evans, 1997), basada en las memorias futboleras del acérrimo gunner Nick Hornby, o The Damned United 


(Tom Hooper, 2009), inspirada a su vez en el libro de David Peace
que cuenta los 44 días que el legendario entrenador Brian Clough estuvo al frente del Leeds United en 1973.

No por casualidad ambos filmes hablan del fútbol por excelencia, el de las Islas, lugar que presume (con razón) de haber inventado el fútbol moderno y donde este ha encontrado el lugar donde expresarse mejor. De allí también proceden otros títulos destacados como Quiero ser como Beckham (Gurinder Chadha, 2002), ambientada en el olvidado mundo del balompié femenino; El sueño de Jimmy Grimble (John Hay, 2002), sobre un niño de Manchester incapaz de cambiar su modesto City (de la época) por el todopoderoso United (ídem); o Buscando a Eric (2009), inclasificable película de Ken Loach sobre el fútbol y retrato de un mito inmortal del mismo, Eric Cantona.

En clave United también se puede citar la película homónima de 2011 dirigida por James Strong, que cuenta cómo el equipo pudo sobrevivir al accidente aéreo de 1958 en Munich, donde murieron varias de sus emergentes estrellas, para levantarse y ganar la Copa de Europa de 1968 de la mano de Bobby Charlton, superviviente de la catástrofe.

 FÚTBOL GLOBAL

Pero el fútbol es un espectáculo mundial y en todas partes se han producido películas sobre él. Además, después de unos años en que era visto como algo tan de otra época como el sol y sombra o los espárragos dos salsas, actualmente el balompié ha pasado a ser algo de lo que se puede hablar en público sin avergonzarse.

Uno de los intentos más loables de contar cómo es el mundo del fútbol desde dentro fue la trilogía ¡Goool! (2005-2009), donde Kuno Becker interpretaba a un futbolista cuya carrera profesional iba en aumento (primero ficha por el Newcastle, luego por el Madrid) al tiempo que el interés de los filmes decrecía.


En la última década se han rodado interesantes películas por todo el planeta, como la iraní Offside (Jafar Panahi, 2006), comedia sobre una joven aficionada que debe disfrazarse de hombre para poder ir al campo; la mexicana Rudo y cursi (Carlos Cuarón, 2008) y la venezolana Hermano (Marcel Rasquin, 2010), ambas sobre jóvenes que tratan de convertirse en profesionales; la alemana Unidos por un sueño (2011), donde Daniel Brühl interpreta al introductor del balompié en Alemania; o la española Diamantes negros (Miguel Alcantud, 2013), centrada en el tráfico a Europa de jóvenes africanos que llegan con ganas de progresar en la vida gracias al fútbol pero que se ven atrapados en las manos de representantes sin escrúpulos (interpretados en un gran acierto de casting por Willy Toledo y Carlos Bardem) que los abandonan a su suerte si algo se tuerce.

FÚTBOL COOL

Y para demostración palpable de que el fútbol actualmente está de moda (y de paso que en la relación entre muchos padres e hijos juega un papel muy importante) nada mejor que citar dos títulos que se han paseado en los últimos meses por las pantallas más modernas: la rumana La segunda parte (Corneliu Porumboiu, 2014), en la que el cineasta ve la grabación de un clásico derbi de Bucarest de 1988 entre el Steaua y el Dinamo junto a su padre, que lo arbitró, y O futebol (2015), de Sergio Oksman, donde este vuelve tras veinte años de ausencia a su ciudad natal, São Paulo, para vivir junto a su progenitor el Mundial de 2014.

FUTBOLISTAS GLOBALES

Los futbolistas son las nuevas estrellas del rock. Son admirados u odiados y protagonizan diariamente anuncios y titulares de prensa en todo el mundo. Y también películas.

El más grande de todos los tiempos, Diego Armando Maradona, ha protagonizado (lógicamente) varias, destacando entre ellas el imprescindible y enloquecido documental (o algo así) Maradona by Kusturica  (2008).

Álex de la Iglesia y Jorge Valdano contaron por boca de otros la vida y la figura de Messi (2014). En un momento dado (2004) se acerca a otro de los más grandes, Johan Cruyff. Zidane, un portrait du 21e siècle (2006) se centraba en los movimientos del francés en un único partido. Y Ronaldo (2015) cuenta de cerca el día a día del portugués.

Cuando el fútbol no era un fenómeno tan interplanetario dos glorias del fútbol español como Alfredo Di Stéfano y Ladislao Kubala protagonizaron dos curiosas películas sobre sus vidas (y de paso un poco de propaganda para el régimen que les acogió): Saeta rubia (Javier Setó, 1956) y Los ases buscan la paz (Arturo Ruiz Castillo, 1955).

Pelé, el nacimiento de una leyenda

Condorito se encuentra con un amigo, que le pregunta: 

  • ¿Quién es el mejor futbolista de la historia?
  • Pelé
  • Pelé una manzana

A Condorito le gusta tanto el juego de palabras que decide hacérselo a la primera persona con la que se encuentre, algo que sucede minutos después:

 ¿Quién es el mejor futbolista de la historia?

  • Beckenbauer
  • Beckenbauer una manzana

(Chiste leído hace muchos años en un tira cómica del personaje chileno Condorito.)

Considerado uno de los futbolistas más grandes de la historia, Pelé ya tiene su biopic, producido por Brian Glazer y dirigido por los hermanos Jeff y Michael Zimbalist, responsables en 2010 del estupendo documental The Two Escobars, que contaba la relación entre el poderoso capo del narcotráfico Pablo Escobar y el capitán de la selección Colombia en el Mundial de 1994, Andrés Escobar, asesinado al volver a su país tras haberse marcado un gol en propia puerta.

En una humilde familia de São Paulo nace Edson Arantes do Nascimento, quien tras ver la trágica derrota de la selección brasileña ante Uruguay en la Copa del Mundo de 1950 en el ya mítico “maracanazo” (denominación de donde nacieron años después alcorconazos, centenariazos y demás), decide vengar el honor patrio y ganar un Mundial.

Dicho y hecho. La película retrata sus primeros pasos, cómo desde muy pequeño comienza a destacar, su fichaje por el Santos, su club de toda la vida, y sobre todo su participación con 17 años en el Mundial de Suecia de 1958, donde de la mano del incipiente astro paulista (y del seleccionador Vicente Feola, interpretado en una nueva demostración de versatilidad por Vincent D’Onofrio) la selección brasileña gana su primera Copa del Mundo.

El propio futbolista brasileño ha participado en este relato de los primeros años de su vida, una historia de superación, de lucha contra todas las dificultades que se encuentra en su camino, de sueños y objetivos cumplidos.


BONUS TRACK: QUINIELA PARA GOURMETS

  1. L’equip petit , (2011).

    Inolvidable documental sobre un equipo infantil que siempre es goleado y que ni siquiera ha marcado un gol en toda la temporada.
  2. El secreto de sus ojos (2002). Declaración de amor de Campanella (hincha de Independiente de Avellaneda) al fútbol a través de un plano secuencia en un Huracán-Racing (rival histórico de Independiente, quizá no por casualidad equipo del que es hincha el asesino) convertido en una de las escenas futbolísticas más bellas de la historia.
  3. Historias de fútbol (1997). El chileno Andrés Wood dirige esta película compuesta por tres historias centradas en la pelota y alrededores.
  4. Goal of the Dead (2014). Film de zombis ambientado en un partido de fútbol en un pueblo francés.
  5. Volver a empezar, (1982). Antonio Ferrandis, Garci, Vivaldi y El Molinón.
  6. Shaolin Soccer (2001). Monjes de Shaolin capaces de poner todas sus habilidades atléticas al servicio del fútbol.
  7. Las Ibéricas F. C.,(1971).  Un equipo femenino despierta pasiones entre el público masculino del tardofranquismo.
  8. La copa (1999). Película de Bután sobre dos niños que van a estudiar a un monasterio en el Himalaya y que por las noches se escapan para ver por televisión los partidos de Ronaldo (el bueno) en el Mundial de Francia 1998.
  9. Matías, juez de línea (1996). O la triste vida de un linier de la mano de La Cuadrilla.
  10. El camino de San Diego (2006). Carlos Sorín cuenta la peregrinación de un campesino con unas raíces en las que ve la figura de Maradona.
  11. Mean Machine (2001). El durísimo ex futbolista Vinnie Jones  interpreta a un jugador que acaba en la cárcel, donde liderará a un equipo de presos en un partido contra los guardianes.
  12. Campeones , (1997). Antonio Conesa homenajea al Atleti antes de los publicistas y del cholismo en este corto ambientado en la Casa de Campo el día que acababa la liga del 70-71 y tres equipos se disputaban el título (que acabó ganando el Valencia).
  13. El miedo del portero ante el penalti (1972). Un cancerbero expulsado durante un partido deambula por las calles de una ciudad de la mano de unos primerizos Peter Handke y Wim Wenders.
  14. El fenómeno , (1956). Un profesor universitario (interpretado por Fernando Fernán-Gómez) es confundido con un jugador ruso a su llegada a Madrid. 
  15. Pleno al 15: Campeones (1983-1986).

    Legendaria serie que alimentó los sueños futbolísticos de toda una generación con las hazañas de Oliver Atom, Mark Lenders y Benji Price, entre otros.