GIGANTES EN EL CINE

Entrañables, monstruosos, risueños, violentos, domables, incontrolables, amigos. Numerosos son los gigantes que desde bien pequeños se han ido haciendo hueco dentro de nuestro imaginario. Criaturas de, generalmente, gran tamaño y distinta apariencia se han convertido en protagonistas y antagonistas de diversas películas y, a propósito del estreno de Handia (Jon Garaño, Aitor Arregi) repasamos algunos de ellos.

KING KONG (KING KONG, 1933)

Convertido prácticamente en icono de la cultura popular moderna, su primera aparición fue en 1933 y la última, hasta el momento, ha sido este mismo año en Kong: La Isla de la Calavera, dirigida por Jordan Voght – Roberts y que supuso un nuevo reinicio de la historia.

A la original de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack pertenece la inolvidable imagen del monstruo escalando por la fachada del Empire State Building con la actriz (representando a otra actriz) Fay Wray entre sus garras, para después dejarla en uno de sus salientes y ser disparado por varios aviones. La cinta habla sobre el hallazgo del gorila gigante en una isla perdida al que capturan y llevan a Nueva York en contra de su voluntad.

KARL (BIG FISH, 2003)

Recordado por ser uno de los actores más altos del cine, de casi dos metros y medio de altura, Matthew McGrory interpreta aquí al gigante Karl. La película de Tim Burton le dio su papel más aclamado. Entrañable, con gran corazón y humanidad, a pesar de ser temido y juzgado por todos, es con quien el protagonista Edward Bloom (Ewan McGregor) inicia su viaje. Matthew McGrory estaba rodando Andre: el gigante en 2005 cuando falleció por muerte natural a los 32 años. Este proyecto de Drew Sky era un biopic dedicado a otro hombre de grandes dimensiones. El actor se sentía muy identificado con los problemas a los que se enfrentó Andre, al haber afirmado en numerosas ocasiones que habría hecho cualquier cosa por ser una persona con dimensiones normales y poder así no sentir las continuas miradas de la gente a su alrededor.

EL GIGANTE (MI AMIGO EL GIGANTE, 2016)

Adaptando el libro de Roald Dahl ‘El Gran Gigante Bonachón’ de 1982, Steven Spielberg cuenta la historia de Sofía (Ruby Barnhill), una niña de 10 años que descubre un nuevo mundo acompañada por un anciano de más de siete metros de altura; su amigo el gigante (Mark Rylance). Firma el guión la también autora del de E.T., el extraterrestre (1982), Melissa Mathinson. El gigante fue aquí creado con la técnica de la captura de imagen, a través de la cual se rueda a personajes reales para después, mediante ordenador y debidamente transformados, transportar a los actores a un mundo de fantasía.

RUBEUS HAGRID (HARRY POTTER)

Interpretado por Robbie Coltrane e inseparable de su mascota la criatura mágica Aragog, Hagrid fue el primer amigo verdadero de Harry Potter. Es más, es él el a quien se le encarga la misión de reintroducir a Harry en el mundo mágico. Debido a una falsa acusación, Hagrid había sido expulsado muchos años atrás de Hogwarts, cuando se le entrenó como guardabosques para poder permitirle vivir en los terrenos del colegio, a petición de su mayor protector, Albus Dumbledore. Sensible, leal y con gran coraje, en Harry Potter y el prisionero de Azkaban (Alfonso Cuarón, 2004) es nombrado profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas.

EL GIGANTE DE ALTZO (HANDIA, 2017)

Tras competir en la Sección Oficial del pasado Festival de San Sebastián, la cinta de Jon Garaño y Aitor Arregi (creadores de Loreak) se estrena este viernes 20 de octubre. Inspirada en hechos reales, cuenta la historia de los hermanos Martín y Joaquín, en la que al regreso del primero de la Primera Guerra Carlista, el segundo es mucho más alto de lo normal. Ambos se embarcan en un largo viaje por Europa al considerar que todo el mundo estaría dispuesto a pagar por ver al hombre más alto de la tierra.

La historia real en la que se inspira es en la de Miguel Joaquín Eleicegui, nacido en 1818 en el caserío de Ipintza de Altzo, que al cumplir los 20 años sufrió una grave enfermedad que le hizo crecer desmesuradamente, llegando a medir cerca de los dos metros y medio y a pesar 203 kilos. En Handia el gigante le sirve a sus directores para hablar de, entre otros temas, los cambios y sus consecuencias.