ICIAR BOLLAIN ‘EL OLIVO’


“A veces te tienes que lanzar de cabeza y la gente te ayuda por el camino”

 


  • Esta película es una celebración del inconformismo, es una película de Paul Laverty”
  • Alma está enfadada, es una joven que ha crecido con la crisis y se pregunta, nos pregunta a nosotros: ¿qué nos habéis dejado?”
  • Dudaba si la gente joven iba a conectar, pero sí, los de veinte tienen abuelos y les llega muchísimo ese tema”

EL OLIVO’ / “LA GENTE TE AYUDA POR EL CAMINO”

Un olivo milenario arrancado de su tierra, una joven indignada y rebelde, que no se resigna, unas personas que están hartas de tanto abuso, una crisis atroz y un liberador viaje a Alemania a recuperar lo que es nuestro. Son algunas de las claves de la nueva película de Icíar Bollaín, que ha vuelto a reunirse con el guionista Paul Laverty (También la lluvia, 2010) para contar ahora una fábula de estos tiempos.

“A veces te tienes que lanzar de cabeza y la gente te ayuda por el camino”. Alma, protagonista de este drama con atinados momentos para el humor, es muy joven, muy decidida y quiere un futuro, pero no está dispuesta a permitir que lo que venga destroce lo que sus abuelos y sus bisabuelos levantaron. La chica, que trabaja en una granja de pollos de Castellón, se obsesiona con recuperar el olivo que su padre y sus tíos vendieron y por el que su abuelo empezó a apagarse día a día. Acompañada por un compañero de trabajo locamente enamorado de ella y por su tío, arruinado con la crisis, y apoyada por sus tres grandes amigas, se va a Alemania en busca de “lo que es nuestro”.

Anna Castillo es la joven protagonista de una película donde todo encaja como en un preciso mecanismo de relojería y en la que el reparto es uno de los elementos a destacar. La mencionada intérprete es aire fresco para un equipo en el que hay que señalar muy especialmente a Pep Ambrós, mucho más conocido en los escenarios catalanes que en el resto de España, y, aunque sin sorpresas, a un espléndido Javier Gutiérrez. El resto de actores, profesionales y no profesionales, están a la altura de estos tres protagonistas.


DELANTE DE LA CÁMARA

1.- Entró en el cine por la puerta grande: debutó como actriz en El Sur (1983), de Víctor Erice. Tenía quince años.

2.- Como actriz ha trabajado con prestigiosos cineastas, entre los que se encuentran su gran amiga Chus Gutiérrez sexo oral, el desaparecido José Luis Borau  (Niño nadie y Leo), Manuel Gutiérrez Aragón (malaventura), Pablo Llorca (jardines colgangtes, Felipe Vega (Un paraguas para tres ), Santiago García de Leániz (La noche del hermano), Ken Loach…

3.- A principios de los noventa fundó junto a Santiago García de Leániz y Gonzalo Tapia Producciones La Iguana. Dirigió dos cortometrajes: Baja corazón y Los amigos del muerto, en 1992 y 1993.

4.- 1995 fue un año importante en su carrera. Trabajó en la película de Ken Loach Tierra y libertad, donde conoció al guionista Paul Laverty.

5.- Ese año planeó un viaje con el cineasta británico para escribir un libro sobre él. Le acompañó en el rodaje de La canción de Carla, de donde salió ese texto: Ken Loach, un observador solitario

.


DETRÁS DE LA CÁMARA

1.- En 1995, Icíar Bollaín firmó su ópera prima, Hola ¿estás sola? Premio al Mejor Nuevo Director en la Seminci, la película estaba protagonizada por Silke y Candela Peña y era una hermosa historia de amistad.

2.- Su siguiente película, Flores de otro mundo (1999), estaba protagonizada de nuevo por mujeres, tres en este caso: Patricia, Marirrosi y Milady, una dominicana, una bilbaína y una cubana que se apuntaban a una ‘caravana de mujeres’ a Santa Eulalia en busca de una pareja y una nueva vida. Firmó el guion junto a Julio Llamazares.

3.- Te doy mis ojos (2003) es un punto y aparte en su carrera. Sobrecogedor relato sobre el maltrato, filme absolutamente necesario, descubrió, además, definitivamente el inmenso talento de Luis Tosar (estremecedor en su personaje), a quien acompañaba un espléndida Laia Marull. La película, con guion escrito junto a Alicia Luna, se mereció los más importantes premios. Producida por Alta Films y La Iguana, ganó siete Premios Goya y dos Conchas de Plata para los actores.

4.-Su siguiente película, Mataharis (2007), confirmó la inteligencia narrativa de Icíar Bollaín y su afilada puntería en los temas a tratar. Esta vez las protagonistas eran tres mujeres detectives privadas que se movían en una fragilísima frontera, la de la intimidad ajena y la propia. El tema de la conciliación aparecía en primera línea. Bollaín firmaba el guion con Tatiana Rodríguez.

5.- Paul Laverty escribió la historia de su siguiente filme, También la lluvia (2010), una película que se alzó con el Premio del Público en el Festival de Berlín (Sección Panorama) y que ganó el Premio Ariel a la Mejor Película Latinoamericana. Historia sobre la ‘guerra del agua’ que se vivió en Bolivia en el año 2000, reflexionaba también sobre la urgencia social del cine, su labor combativa y los verdaderos intereses de algunos artistas.

6.- Katmandú, un espejo en el cielo (2011) fue una película de encargo inspirada en la historia de la maestra catalana Victoria Subirana, que tuvo un rodaje duro y complicado en un país donde seguramente en muchas de sus localizaciones nunca antes habían visto a una mujer dirigir al equipo de una película.

7.- En tierra extraña (2014) es una película de urgencia, cine documental comprometido que retrata la realidad de los españoles que viven hoy en Escocia obligados por la crisis.


MUJER CINEASTA

En 2006, Icíar Bollaín se unió a un grupo de compañeras para fundar la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA). La veterana Josefina Molina fue elegida Presidenta de Honor. Chus Gutiérrez, Isabel Coixet, Inés París, Cristina Andreu, Helena Taberna, Mireia Ros, Manane Rodríguez, María Ripoll, Cayetana Mulero San José, Laura Mañá, Eva Lesmes, Patricia Ferreira, Daniela Fejerman, Ana Díez, Teresa de Pelegri y Judith Colell formaron el grupo original, al que hoy se han unido decenas de profesionales.

La discriminación inaceptable, ofensiva y desgraciadamente muy evidente de la mujer en el ámbito cinematográfico es una de las peleas esenciales de las socias de CIMA, presididas hoy por la guionista Virginia Yagüe.

“Hay una desigualdad enorme en puestos directivos pero en el mundo audiovisual, las consecuencias son diferentes porque lo que se hace es reflejar la realidad, esto hace que las cosas no cambien”. Las cifras son demoledoras. El año pasado las películas dirigidas por una mujer suponían el 7% y las realizadas a partir de un guion escrito por una mujer eran el 15%. La realidad de las mujeres no existe, pues, entre los modelos que habitualmente se ven en nuestro cine.