MUSEOS, TESTIMONIOS DE LAS CIVILIZACIÓN

El cineasta alemán Volker Schlöndorff estaba rodando su más reciente película, Diplomacia (2014), historia de cómo se evitó la destrucción total de París ordenada por Hitler, cuando preguntó a su equipo –la mayoría, técnicos bastante jóvenes- ¿qué era lo más importante para ellos, la vida de miles de personas, la arquitectura, el arte que había en París…? “Un día yo dije que lo más importante eran los monumentos, porque la civilización es lo que se ha ido acumulando por generaciones. Porque eso enriquece la vida y nuestro legado, especialmente en Europa. Casi puedes tocar los siglos pasados y eso es muy importante, es nuestro contacto con las almas de las personas que vivieron en esos otros tiempos”.
Por supuesto, alarmó enormemente a su equipo, pero sin duda también les propuso una vía de pensamiento inevitable (y completamente lógica) en el desarrollo de la humanidad. Por ella ha transitado muchas veces el cine y muchas de esas ocasiones lo ha hecho por las salas de los museos, que revisita, retrata, analiza… en su tesonero intento de recuperar y proteger los mejores testimonios de esta civilización.


‘FRANCOFONÍA’, “UN RÉQUIEM POR LO QUE HA PERECIDO”

“Los museos son el auténtico ADN de una civilización no son un mero contenedor de obras de arte”. Ante tal convicción, el cineasta Alexander Sokurov (autor de El arca rusa) analiza el episodio terrible de la guerra desde las pinturas y desde la aventura que vivió el Louvre bajo la ocupación nazi. En Francofonía explora la relación entre el arte y el poder a través del vínculo que mantuvieron el director del Louvre Jacques Jaujard y el oficial de la ocupación nazi, el Conde Franziskus Wolff-Metternich –primero irreconciliable enemigos y después estrechos colaboradores- y sin cuyo entendimiento no hubiera sido posible salvar los tesoros del museo. Edificio que aparece en la película “como ejemplo vivo de la civilización”.

¿Qué sería París sin el Louvre o Rusia sin el Ermitage, que son símbolos nacionales indiscutibles? Imaginemos un arca en el mar, con personas y grandes obras de arte a bordo: libros, cuadros, música, esculturas, más libros, grabaciones, y más cosas. La madera del arca no resiste y aparece una grieta. ¿Qué salvaremos? ¿A la gente? ¿O a los testimonios mudos e irremplazables del pasado? Francofonía es un réquiem por lo que ha perecido, un himno al valor y al espíritu humano, y a lo que une a la humanidad.

 


EL ENIGMA DE ‘EL BOSCO, EL JARDíN DE LOS SUEÑOS’

Se cumplen cinco siglos de la muerte de Hieronymus Bosch, el Bosco, y el Museo del Prado ha convertido al pintor en el gran protagonista de este año, del que celebrará una muestra monográfica que promete ser absolutamente espléndida. Mientras tanto, José Luis López Linares firma esta película documental sobre la obra más importante y la más icónica del artista, El jardín de las delicicas.

cartel_web_elbosco

Rodeado todavía de múltiples misterios, el tríptico del pintor –adornado también con unos cuantos enigmas- se revela como un inagotable tema de inspiración y de diálogo. Artistas, escritores, filósofos, músicos y científicos conversan entre ellos en esta película y hablan sobre los significados personales, históricos y artísticos del cuadro. Un trabajo del que no se ha cesad de hablar desde hace quinientos años.

El historiador del Arte Reindert Falkenburg, narrador de la película, de hecho, defiende la tesis de que El Bosco creó la obra como un elemento de conversación para la corte de Nassau. “Al final de la novela, el escritor desvela el misterio. En este caso, el autor no quiere que resuelvas el misterio, quiere que permanezcas en él”.


EL ARTE, UNA BUENA DROGA

El tríptico de El Bosco se puede observar cerrado –se ve el tercer día de la creación del mundo, la Tierra dentro de una esfera transparente- o, como habitualmente lo conocemos, abierto. El paraíso, la locura desatada invadida de imparable lujuria y el infierno son los tres temas de una obra que tiene tantas miradas no solo como personas la contemplen, sino como momentos y estados de ánimo se experimenten.

Perfectamente conocedora de la inmensa riqueza creativa e inspiradora de la pieza, la cineasta española Chus Gutiérrez decidió colocar una imagen de El jardín de las delicias tras los personajes que ofrecen sus testimonios personales en su más reciente película, Droga oral (2015), sobre la experiencia de cada individuo con las drogas.

cartel_drog_oral

Con el riesgo de que el espectador se pierda en los detalles fascinantes del cuadro, la directora se acerca al tema con el que trabaja desde la perspectiva lúdica que pretende, sin juicios y sin sentencias, solo ofreciendo múltiples miradas.


‘EL GRAN MUSEO’ y ‘NATIONAL GALLERY’

El cine se ha ocupado recientemente de dos museos importantísimos en el mundo. Por un lado, Johannes Holzhausen rodó durante un año y mientras se producía la remodelación del edificio una película sobre el Kunsthistorisches, la galería clásica de Viena, uno de los museos más antiguos del mundo. La película El gran museo (2014), que no tiene otro sonido que no sea el de ambiente, recoge los movimientos de los trabajadores, sus desplazamientos por el museo (a veces en patinetes), los servicios de limpieza, las labores del director, la obra de los restauradores… y con todo ello plantea y responde muchas preguntas sobre arte e identidad.

Frederick Wiseman, uno de los cineastas más prestigiosos de todos los que se dedican al género documental, consigue introducir al espectador en la inesperada vida de la National Gallery de Londres (National Gallery, 2014) a través también de los trabajos que se llevan a cabo en ella. Restauradores, expertos que estudian algunas obras, alumnos que siguen programas educativos guiados, organizadores de exposiciones… construyen minuto a minuto un universo fascinante que contagia la curiosidad evidente de Wiseman.


¡MÁS MUSEOS, ES EL CINE!

Incontables las películas en las que alguna de sus escenas están rodadas en un museo, pero sí hay alguna de estas secuencias que son inolvidables. Elegimos cinco:

  1. Woody Allen y Diane Keaton, en el MOMA en Manhattan (1979)
  2. Kim Novack observando el retrato en el museo, en Vértigo (1958)
  3. Los tres personajes de Banda aparte (1964) cruzan corriendo el Louvre
  4. Cary Grant en el Museo de Historia Natural de Nueva York en La fiera de mi niña (1938)
  5. Peter Ustinov trepando al techo del Museo Palacio de Topkapi en Estambul, en Topkapi (1964)

 


EXHIBITION ON SCREEN

El cineasta británico Phil Grabsky ha puesto en marcha Exhibition On Screen, un proyecto que pretende aprovechar cualquier gran exposición que se celebre en el mundo para rodar un largometraje documental con ella. El objetivo es claramente didáctico y la intención, contagiar de amor por el arte al público. Matisse, Van Gogh: una nueva mirada y Los impresionistas son tres de sus trabajos más recientes vistos en España. Una gran iniciativa.