DANIEL CALPARSORO / ‘CIEN AÑOS DE PERDÓN’

BOTÍN ROBADO

clapp-extra-extra-cien-an%cc%83os-de-perdon

¿QUIÉN ROBA A QUIÉN?

En estos tiempos no es nada fácil, o todo lo contrario, contestar a esta pregunta, sobre todo porque parece que todo el mundo roba. Antes, hace años, cuando una panda de atracadores entraba en un banco con pistolas y a grito pelado, estaba más claro que el agua (por lo menos en el cine). Ahora, teniendo en cuenta el papel de los bancos en la historia más reciente… Ya nada es como antes. A lo mejor, ahora hasta quieres que a los atracadores les vaya bien la cosa y se lleven la pasta, al fin y al cabo, ya era botín robado. “Me he beneficiado de las circunstancias, ¿quién no quiere hoy robar un banco?” reconoce Daniel Calparsoro, que se ha dado el gusto con su nueva película, Cien años de perdón, de satisfacer a los espectadores. “A veces, uno se sale con la suya, en este caso es el espectador el que lo consigue, porque se identifica con los atracadores”.


REALIDAD AFECTIVA DE ESPAÑA

Daniel Calparsoro, un cineasta que ha hecho un recorrido desde un cine ultra independiente, con títulos como Salto al vacío (1995) o Pasajes (1996), hasta un cine de entretenimiento y acción, avalado por una producción media y siempre construido sobre interesantes contenidos de actualidad, firma ahora esta película de atracos, con la que refleja la realidad social, económica y política del país, y mucho más difícil, la realidad afectiva de la sociedad.

 

UN BANCO EN VALENCIA

Coproducida entre España, Argentina y Francia, la película cuenta el atraco a la sede central de un banco de Valencia. Seis hombres con caretas entran en el edificio con un plan muy minucioso, pero nada parece salir como se esperaban. Poco a poco, las cosas se van complicando y cada vez entran en escena más personajes. Un secreto de un político guardado en las cajas de seguridad del banco pone en evidencia la corrupción y la complicidad de los políticos con la policía. Además, los atracadores se enfrentan entre ellos. La desconfianza, las traiciones y las sospechas entran en juego.

LOS ACTORES ARGENTINOS

Dirigida por Daniel Calparsoro, la película se rodó sobre un guion de Jorge Guerricaechevarría. Luis Tosar y Rodrigo de la Serna son los dos protagonistas de esta película, con un reparto medio español medio argentino. Joaquín Furriel, Raúl Arévalo, José Coronado, Marián Álvarez y Patricia Vico forman parte del equipo. “Los actores argentinos son un plus porque son grandes actores y tienen un talento descomunal. Le dan una frescura y un punto de sorpresa a la película, que hace que tenga “.

 

CINE DE POLÍTICA-FICCIÓN

Cien años de perdón podría haber nacido de algún episodio real, pero es cine, como lo denomina su director, de “política-ficción”. “No es una película política en el sentido estricto, es una película de entretenimiento que tiene ese trasfondo –explica Calparsoro-. Sorprendentemente ahora puedo sacarle la punta a frases del guion que antes no parecían tener tanta importancia, por ejemplo, cuando el personaje de Marián Álvarez dice: ‘A veces es mejor mirar para otro lado’. La realidad de España está mejorando a la película”.