¿OTRA PELÍCULA DE SUPERHÉROES? ¿EN SERIO?

Este mes TAMBIÉN se estrena una película de superhéroes (Spider-Man: Homecoming). ¿DE VERDAD le gustan a alguien? Si es así, está de enhorabuena, porque en los últimos tiempos llegan por docenas. Unas son remakes, otras reboots, otras spin-offs (se han inventado una nueva terminología para tratar de justificarlo), tenemos homenajes, parodias, secuelas y precuelas… pero realmente TODAS SON LA MISMA. Resulta curioso ver la primera entrega de una saga y por ejemplo la cuarta: da lo mismo, se entiende todo, la historia (ejem) se sigue bien, realmente no importa demasiado, todo parece una excusa para unas cuantas piruetas en mallas cada vez más ceñidas, una historia de amor en la que ellas están locamente enamoradas de ellos pese a sus desplantes (claro, están salvando al mundo), tanto como para no reconocerlos sin gafas.

Esta es más próxima al espíritu del personaje original de Stan Lee, esta otra es más oscura (adjetivo como veremos MUY recurrente), esta desmitificadora, la otra humaniza más al personaje, esta otra se acerca al rumbo que tomó la serie a finales de los noventa, esta es claramente post-11S

¿Por qué tanta gente (hombres) va a ver la misma película una y otra vez? ¿Por qué se ruedan tantas? Porque la gente las demanda, como el Sálvame, nosotros solo les damos lo que quieren… Yo es que no voy al cine a leer… yo no voy a pensar… yo no quiero ver tragedias… ¡bastantes tengo en mi vida! Yo solo quiero entretenerme, y si cada sábado veo la misma película pues mejor, así no hay sorpresas desagradables, los buenos ganan al final y se quedan con la chica, pese a que en un momento dado parece que el héroe va a perder ante un malo más fuerte, que le derrota a mitad del metraje, pero luego aquel se rehace y con gran esfuerzo y gracias al recuerdo de su padre asesinado se enfrenta con el malo y lo derrota, pero al final su mirada deja entrever que se ha dejado algo en el camino…


SUPERHÉROES 

Todo empieza con los tebeos (o cómics, que nadie se enfade) protagonizados por gentes que tienen súper poderes por diversas razones, porque son extraterrestres o les pica una araña, por exponerse a la energía nuclear o porque hacen muchas flexiones, y deciden dedicarse a hacer el bien, aunque con los años adquieren matices (algo hay que hacer para mantener vivo a un personaje durante décadas y décadas) y conocen chicas que les gustan pero que no les convienen y llegan enemigos cada vez más malvados y poderosos (¡y simpáticos, por qué no decirlo!) y les ponen un traje negro como metáfora de su lado oscuro, que comienza a apoderarse de su alma y esta corre peligro y también, claro, la humanidad.

SÚPER SUPERMAN 

Tras algunos seriales y una célebre serie de los años 50 interpretada por George Reeves, el estreno en 1979 de Superman fue todo un acontecimiento –menos el de Supersonic Man (1979), que por obra y gracia de Juan Piquer Simón fue anterior (al menos en España)–. Christopher Reeve interpretaba al hombre de acero en la primera gran película de superhéroes, acompañado por actores de la talla de Marlon Brando y Glenn Ford como los padres de la criatura (real y adoptivo) y Gene Hackman como el malvado Lex Luthor.

Richard Donner dirigió esta superproducción cargada de humor e ingenuidad que inició una saga que completaron Superman II (1980) y Superman III (1983), dirigidas por Richard Lester, y la mítica Superman IV: en busca de la paz (1987), producida por la Cannon y que se cierra con un emotivo discurso de Superman en la ONU

en el que básicamente decía que él se iba a encargar de todo, que tranquilos.


EL HOMBRE MURCIÉLAGO 

Tras dos seriales en los años 40 y la película de 1966, Tim Burton aborda en 1989 el Batman más esperado. Del mismo modo, Spider-man protagoniza una serie bastante kitsch en los años 70 con Nicholas Hammond (que genera una TV movie) hasta que en 2002 Sam Raimi dirige LA película definitiva.

Y aquí empiezan las sagas y estos nuevos seriales cuyos capítulos ya no duran 30 minutos sino dos horas y no se estrenan cada mes sino cada dos años, y empieza el festival. Tim Burton dirige dos películas en las que Michael Keaton es el hombre murciélago (enfrentado respectivamente con el Joker de Jack Nicholson y el Pingüino de Danny DeVito) y luego llega Joel Schumacher y rueda las dos siguientes, pero Batman pasa a ser primero Val Kilmer y luego George Clooney (y va y ahora es Ben Affleck el que se pone el traje y a los fans no les gusta nadie).

EL HOMBRE ARAÑA 

Y se repite el truco, y si para Batman se escoge a Tim Burton, ahora llega Sam Raimi, que hacía divertidas películas de terror como Evil Dead (1981) y su secuela Terroríficamente muertos (1987) y que se convierte en el jefe de la saga del hombre araña y dirige tres con Toby Maguire, y entonces cuando van a hacer la cuarta resulta que no, que mejor volvemos a empezar y a rodar otra vez las mismas películas (porque no había quedado claro aún que la culpa de la muerte del tío Ben era de Peter), y de momento van dos, y para que nadie se confunda las llaman The Amazing Spider-Man (2012) y cambian a Toby por Andrew Garfield que es más guapo y a Kirsten Dunst por Emma Stone, pero que ya no es su novia y vecina Mary Jane sino Gwen, la otra.

LA PATRULLA 

Y entonces aparecen en pantalla los X-Men en 2000 y ya es la monda. Escogen una vez más a un director de prestigio, Bryan Singer en este caso –director de Public Access (1993), su mejor película, y Sospechosos habituales (1995)–, y le ponen al frente de la franquicia de estos mutantes antes conocidos en España como la Patrulla-X pero nunca más. Consultando en Internet parece (no está claro tampoco qué películas forman parte de una saga, hay opiniones diversas) que la que se estrena este mes, Apocalipsis (que vuelve a dirigir Singer), es la novena, incluyendo películas de cuando eran jóvenes, semi-secuelas, lobeznadas y demás… ¡incluso una a la que titulan sin ningún rubor Días del futuro pasado (sic)!


LA VENGANZA 

Pero va y entonces llegan Los vengadores (no The Avengers en este caso) y montan una orgía e invitan a Robert Downey Jr. que ha hecho de Iron Man en tres películas, a Chris Hemsworth que ha sido Thor en dos y a Chris Evans (Capitán América en otras tres), los juntan con Bruce Banner (el artista antes conocido como La Masa) con los rasgos de Mark Ruffalo (relevando a Eric Bana y Edward Norton) y otros colegas y ponen a Scarlett Johansson para que haya alguna tía y mezclan universos y malos y de vez en cuando sacan a un Samuel L. Jackson con cara de no entender nada de lo que está pasando a su alrededor.


THE SHOW MUST GO ON 

Y en plena época de superhéroes triunfando en las pantallas y de espectadores que las ven y resulta que la 4ª (¿qué 4ª?) es mejor que la 2ª y se nota la mano de Singer en esta decimoséptima entrega que es más OSCURA que las anteriores y nuevos malos cada vez más poderosos pero que resulta que al final no lo eran tanto y como versiones modernas del Coyote no acaban pudiendo atrapar nunca al Correcaminos, llega Zack Snyder para confirmar que la fórmula se repite –otra antaño promesa del cine indie gracias a su estupenda Amanecer de los muertos (2004) convertido en multimillonario director de aceitado cine juvenil de éxito– y adapta ya no un cómic sino un comic book (que es algo más serio) como Watchmen (2009) y ya metido en harina arranca de nuevo la saga de Superman (que ya se había reiniciado en 2006 con Superman Returns sin demasiado éxito) con El hombre de acero (2013) y ya puesto estrena este año Batman vs. Superman: el amanecer de la justicia y según aparece en su lista del imdb prepara Wonder Woman, Aquaman, The Flash

Y otro cult director (Memento, 2000) como Christopher Nolan toma las riendas del hombre murciélago y dirige tres películas MUCHO MÁS OSCURAS protagonizadas por Christian Bale

tituladas, para que nadie se pierda, Batman Begins (2005), El caballero oscuro (2008) y El caballero oscuro: la leyenda renace (2012).


UNA FIESTA 

Y surgen películas de ¿culto? como Kick Ass (2010), parodias –Superheroe Movie (2008)–, secuelas, más secuelas, muchas más secuelas, precuelas, spin… ¿cómo era eso? y películas de todo tipo y condición. Incluso algunos documentales (falsos, claro), como la española y crepuscular Capa caída (2013), protagonizada por Magno, superhéroe caído en desgracia , o la japonesa Dai-Nipponjin (2007).

Nuevos personajes se suman a la fiesta con mayor o menor fortuna –Daredevil (2003), Elektra (2005)–, más cuadrillas –Los 4 fantásticos (2005)–, ¿Blade (1998) y Hellboy (2004) son superhéroes?, actores insospechados en traje de faena (Ryan Reynolds, Paul Rudd, Seth Rogen y ¡Nicolas Cage!) haciendo de Linterna Verde (2011), Ant-man (2015), The Green Hornet (2011) y ¡Ghost Rider! (2007) –¿por qué algunos nombres se traducen y otros no?–, alguna mujer que se cuela por accidente –Supergirl (1984), Catwoman (2004)–…

A ver quién para esto.