‘REPARAR A LOS VIVOS’

TÍTULO: REPARAR A LOS VIVOS (Réparer les vivants)
DIRECTORA: KATELL QUILLÉVÉRÉ
DURACIÓN: 103 MINUTOS
GÉNERO: DRAMA
DISTRIBUIDORA: CARAMEL FILMS
ESTRENO: 4 DE AGOSTO DE 2017

QUÉ CUENTA

Es una historia de pérdida y de vida. Un joven muere en un accidente después de haber estado surfeando con sus amigos. El chico queda en muerte clínica y los médicos piden a los desconsolados padres que piensen en la donación de órganos. Una mujer de cincuenta años espera un corazón para poder seguir adelante. La película, además de transitar por territorios de la poética de la vida, de la muerte… es una crónica espléndida sobre la dinámica de los trasplantes.

QUIÉN

La directora Katell Quillévéré ha adaptado la exitosa novela de Maylis de Kerangal (publicada en España por Anagrama). El guion está escrito por ella misma junto a Gilles Taurand. El equipo artístico de la película está encabezado por dos grandes intérpretes, Tahar Rahim, impresionante actor que se dio a conocer en Un profeta, y Emmanuelle Seignern.

LA MUERTE QUE DA VIDA

La película insiste en el lado vital de la historia. Aunque no se olvida de la pérdida que sufren esos padres, el acento del filme se pone en el milagro de seguir el hilo de la vida gracias a la muerte. La directora ha dicho que, en su opinión, es una manera de revelar la conexión que existe entre todos los seres humanos.

“Es un reto fascinante ilustrar, a través de esas imágenes, que en momentos como estos, con la vida y la muerte en la cuerda floja, lo trivial y lo sagrado van de la mano. En su novela, Maylis de Kerangal se mueve con elegancia de un personaje a otro. Explora la esencia misma de cada uno, sin temor a desviarse del tema de su libro. Esa libertad es inherente a la palabra escrita. El cine impone una serie de limitaciones totalmente diferentes pero al menos deja que te centres en tus ganas de filmar”.

INTERESANTE

La película consigue un equilibrio entre la parte dramática y la científica, hasta el punto de que la cineasta rueda la operación de trasplante de corazón y le da idéntica importancia que al momento, por ejemplo, de despedida de los padres a su hijo tendido en una cama del hospital.